Dieta rápida?

Vivimos en una sociedad cambiante, rodeados de nuevas tecnologías, para bien y para mal nuestro alrededor ha evolucionado de una manera veloz. Nos hemos acostumbrado a tener todo aquello que queremos de forma rápida. Todo es inmediato y caduco. Siempre buscamos lo que no necesita ni tiempo, ni trabajo, ni esfuerzo y, sobre todo, espera. La dieta no es una excepción. Tratando de sortear a la propia naturaleza, millones de personas buscan una dieta rápida; la fórmula milagrosa que sea capaz de transformar nuestro cuerpo/peso en un nanosegundo.

Sabemos que valores fuertemente arraigados en nuestros padres y abuelos como pueden ser el trabajo, el esfuerzo, el sacrificio y, por encima de todo, la firmeza y perseverancia ante los propósitos que nos vamos planteando, a menudo quedan neutralizados por las prisas y los deseos inmediatos. Pero, ¿quién no ha escuchado la famosa frase de “la paciencia es la madre de la ciencia“?

Trabajo cada día intentando transmitir estos valores, sobre todo constancia y paciencia. Y es que, adquirir un hábito, como conseguir tu peso ideal, aumentar tu musculatura o mejorar tu rendimiento deportivo siempre nos va a llevar tiempo, trabajo, sacrificio y mucha paciencia. No hace falta un esfuerzo sobrehumano, sino más bien un metodología adecuada y la claridad en el objetivo.

Por eso, cuando entra alguien en la consulta diciendo que quiere perder 10 kilos y los quiere perder ya, soy consciente que voy a tener mucho trabajo, pero si además plantea las siguientes condiciones: “.. yo no tengo tiempo para estar cocinando todos los días, no puedo dejar de beber Coca-Cola o cerveza, yo pescado y verduras no como, no quiero renunciar a las cenas con mis amigos y familia…” lo que me está pidiendo es un milagro. En primer lugar debo centrar mis esfuerzos en que entienda el por que no va a ser un trabajo ni rápido ni fácil.

En estos casos, el trabajo de un dietista en una primera fase consiste en intentar que la persona introduzca pequeños cambios y que a cambio obtenga resultados rápidos. Necesitamos visualizar estos resultados a fin de mantener la motivación y la constancia. Una vez podemos demostrar que con pequeños cambios se obtienen grandes resultados se afianza la confianza por su parte y, poco a poco, se dan las condiciones que permiten introducir grandes cambios en sus hábitos de alimentación mientras siente y ve los beneficios de los mismos en su propio cuerpo.

Claves de una dieta rápida

Lo que a menudo se necesita es una reeducación alimentaria para obtener una dieta sana y equilibrada con la cual pueda comer de todo, mantener un peso saludable y poder seguir disfrutando de las comidas con amigos y familiares. La dieta como parte de un hábito en el día a día. Es mejor prevenir que curar, y mediante una alimentación sana y saludable no tan solo obtendremos un peso saludable, sino que estaremos ganando en salud evitando posibles patologías (cardiovasculares,diabetes..).

Es complejo cuando el objetivo de la persona que entra en la consulta es bajar un cierto peso (normalmente el 95% de personas), con la idea de hacer el mínimo esfuerzo en el mínimo tiempo posible. Así, hacer cambiar el chip a una persona que viene con esa idea es el principal reto. El tema de la alimentación no podemos llevarlo siempre de la mano del físico, claro que a todo el mundo le gusta sentirse atractivo, pero el principal motivo de tener una buena alimentación (y como consecuencia un peso saludable) debe de ser siempre la salud. La cuestión no es hacer una dieta contra más rápida mejor y así me lo quito de encima hasta el verano que viene que habré vuelto a coger todo lo que perdí y un par de kilos más, es cuestión de tenerlo en cuenta de por vida y adquirirlo como hábito.

Una dieta rápida puede darnos una solución a corto plazo pero no va a ser sana, ni va a ser la mejor opción a largo plazo, ya que seguramente no aporte una solución al problema, sino que lo pospone y empeora. Las dietas rápidas solo tendrían cabida en busca de necesidades inmediatas como la diarrea, el estreñimiento, la falta de hierro, para depurar el organismo…. pero no para hacer una gran bajada de peso.

NUNCA una dieta rápida va a ser saludable ni eficaz. Quien algo quiere algo le cuesta. Hacer buenos hábitos no es fácil, lleva un proceso y esto necesita tiempo. Así que, en esta vida, no todo aquello que es rápido es eficaz.

Con el tema de las dietas vamos a tener que recuperar los valores de nuestros padres, de esfuerzo, trabajo y paciencia para que la alimentación nos de unos buenos resultados y sean para siempre, no tan solo una solución momentánea.

NO TENER PACIENCIA = DIETA RÁPIDA = OBTENCIÓN DEL PESO RÁPIDO DE MANERA NO SALUDABLE ( POSPONIENDO Y AGRAVANDO EL PROBLEMA)

TENER PACIENCIA = CAMBIO DE HÁBITOS = OBTENCIÓN DE BUENOS RESULTADOS (GANAMOS EN SALUD A LARGO PLAZO)

“No puedes poner un límite a nada. Cuanto más sueñas, más lejos llegas” – Michael Phelps.

¡Actívate, diviértete y enfrenta con nosotros el reto de vivir una vida sana y saludable, si se puede!

[PORTAFOLIOFB]