Cómo involucrar y entrenar a nuestros niños en la carrera

Parece mentira pero la mayoría de niños y jóvenes de hoy por la exposición exagerada a internet, televisión, los videojuegos y hasta los mismos celulares, entre otras actividades que incitan al sedentarismo, no saben correr, aunque esto parezca ilógico sucede sencillamente porque no coordinan el movimiento de sus extremidades perdiendo el balance y equilibrio necesarios para correr de manera adecuada. En consecuencia tampoco podrán realizar otras actividades deportivas de una forma óptima.

¿Deben nuestros niños correr de manera regular, eligiendo la carrera como un deporte de primera opción?

Según estudios realizados, la mayoría de los especialistas coinciden en que un niño menor de 7 años no debería empezar a correr y convertir la carrera como un deporte de primera opción, lo que se relaciona directamente con sus capacidades motoras, coordinación, equilibrio y agilidad desarrolladas con la edad.

Las distancias varían por la condición física del pequeño corredor y, a medida que se va entrenando progresivamente y adquiera las destrezas necesarias, entonces las distancias variarán según la edad (categorías). Es posible, como en cualquier actividad, que el niño sea un corredor nato, sin embargo cualquier niño con deseos de convertirse en corredor y que goce de salud, podrá realizar esta actividad de una forma tan profesional como cualquier deporte tradicional.

Beneficios y riesgos de la carrera en los niños.

Un niño que quiera comenzar a correr deberá primero que nada someterse a un examen físico con un pediatra y/o deportólogo, estos especialistas serán los indicados para aprobar dicha actividad en el niño.

Es muy importante destacar que el exceso tanto de la intensidad como la frecuencia en la práctica de la carrera, traerá como consecuencia un incremento en la incidencia de lesiones músculo/esqueléticas, esto sobretodo en el caso de los niños y jóvenes (7 a 17 años) ya que se encuentran en pleno crecimiento y desarrollo.

Sin embargo es un deporte que, como cualquier otro, si se desarrolla bajo supervisión profesional y de una forma progresiva, traerá a nuestros pequeños más beneficios que riesgos.

Entrenamiento. Para que un niño se inicie en la carrera, hará falta recurrir a juegos y actividades en las cuales los niños troten o corran en una pista de carrera o un buen campo donde se les pueda corregir la técnica de esta bella actividad deportiva. Mi sugerencia es que ningún niño y joven de edades comprendidas entre 7 y 17 años entrene para desarrollarse como corredor sin supervisión profesional.

Hijos de padres corredores: ¿cómo involucrar a los niños y motivarlos a participar? El niño debe tener interés e iniciativa propias, que no sean los representantes los únicos interesados en convertirlo en un corredor.

Los padres y entrenadores tenemos una poderosa influencia sobre los niños, somos los responsables de que ellos gocen con el deporte, debemos tener como norte que nuestros pequeños atletas disfruten sus entrenamientos y que logren competir sin sentirse frustrados.

Los padres deben hacer seguimiento para que sus hijos asistan regular y responsablemente a sus entrenamientos.

Los padres, abuelos, tíos, y demás familiares corredores podrán también llevar a sus pequeños atletas a las carreras en las cuales participen, en principio para que estos pequeños los apoyen y poco a poco podrán participar en estas competencias sin recorrer la distancia total; por ejemplo: si papá va a correr una carrera de 10K, entonces mama podría llevar al pequeño corredor al kilómetro 5 y desde allí junto con papa podría en principio correr y caminar pequeñas distancias hasta finalmente completar la carrera con papá llegando a la meta y así sentir el triunfo de llegar juntos y culminar esta distancia que progresivamente podrá terminar corriendo completamente.

Algunos corren para estar en forma, otros para romper sus marcas y otros muchos para relajar sus mentes, por lo tanto el “running’’ abarca a todo. Según señalan los expertos unas de las cualidades de la carrera es que el cuerpo se pone en acción sin la necesidad de seguir ritmos ajenos, no exige tiempos, ni niveles y los objetivos son personales.

Por eso, es una de las actividades más simples y completas a la vez. Correr tonifica, elimina grasas, favorece al corazón, estimula la agilidad, pone más resistencia a la fatiga y mejora el equilibrio mental, una de las cualidades que más buscan hoy las personas.

¡Actívate, diviértete y enfrenta con nosotros el reto de vivir una vida sana y saludable, si se puede!